Jardinería

Salicaria: una planta medicinal para los humedales


Con sus grandes tallos rosados, la salicaria decora el área alrededor de los puntos de agua. También contribuye a nuestro bienestar gracias a sus propiedades medicinales.

¡Conozca los beneficios de la salicaria y descubra nuestros consejos de cultivo!

Salicaria: Lythrum salicaria

Loosestrife erige sus grandes espigas florales de color rosa púrpura. Esta planta perenne prospera en ambientes húmedos, a menudo se cruza cerca de puntos de agua. Forma un penacho que alcanza un buen metro de altura. Sus hojas verdes lanceoladas se distribuyen a lo largo del tallo, con un envés más pálido que la mancha. Por encima de estos tallos erectos provistos de hojas aparecen espigas terminales. La floración dura de junio a octubre, lo que animará toda la hermosa temporada. Nectarífero y melífero, es útil para la alimentación de insectos.

Las virtudes terapéuticas de la salicaria

La salicaria se recomienda para combatir la diarrea, incluso para los niños pequeños. También es un antiséptico intestinal que tiene propiedades antivirales.

Esta planta está dotada de propiedades antiinfecciosas, antifúngicas, antiinflamatorias, analgésicas y astringentes.

Se cree que aumenta el nivel plasmático de insulina, lo que la convierte en un remedio antidiabético. En uso externo, es curativo.

¿Cómo consumir salicaria?

En decocción:

Contra la diarrea, basta con hacer una decocción con 10 g de salicaria seca. Revuelva la planta en 1 litro de agua hirviendo. Hervir durante 10 minutos, luego dejar infundir mientras se enfría. Le recomendamos que beba de dos a tres tazas al día.

En extracto fluido:

Esta vez, diluya 50 gotas en un vaso de agua. Repita la operación tres veces al día durante un máximo de dos días.

En polvo:

El polvo se usa localmente en heridas o úlceras que tienen dificultad para cicatrizar.

Cultivar el Lythrum salicaria en el jardín

Plantación:

Esta hermosa planta crece en un sustrato húmedo o incluso anegado. Si tiene un arroyo o un estanque, no dude en colocarlo cerca. Aprecia un suelo rico pero teme un pH ácido. La exposición lateral, pleno sol o sombra parcial le conviene. La siembra en macetas se realiza en primavera, cuidar de respetar una distancia de 50cm entre cada planta. Por lo general, la salicaria se planta en grandes cantidades para formar una estera densa y florida. ¡Solo tienes que colocarlos en filas escalonadas! Cave un hoyo un poco más grande que el cepellón, agregue abono si su suelo es pobre, llénelo y apisone. Finalmente, agua para favorecer un buen enraizamiento.

Entrevista :

¡Para esta planta de humedal, no se trata de tratar con un sustrato seco! Si la tierra no está empapada de forma natural, será necesario regar el agua con regularidad, disminuyendo un poco la velocidad en invierno. Cada año en la primavera, considere darle una buena cantidad de compost o fertilizante de liberación lenta. A medida que se marchiten, corte las espigas de las flores para que no se vuelvan a sembrar espontáneamente.

Multiplicación: plántula o división.

Desde la primera helada, recoge las semillas. Luego, remójelos en agua tibia durante 48 horas. Una vez ablandadas, las semillas se colocan entre capas de arena húmeda. Dentro de una maceta, se instalan en el norte en el otoño. A esto se le llama estratificación, que significa recrear las condiciones invernales para asegurar una buena germinación. La primavera siguiente, puedes sembrar tus semillas tan pronto como las temperaturas superen los 15 ° C. Otra técnica de multiplicación es dividir el mechón. Entonces es suficiente sacar una planta de la tierra y dividirla en dos con una pala. Todo lo que queda es reemplazar los fragmentos en dos lugares diferentes. Esta operación se realiza en primavera.


Vídeo: La importancia de los humedales (Junio 2021).