Jardinería

¿Cómo luchar contra la clorosis férrica?


Nitrógeno, fósforo, calcio, hierro… Las plantas necesitan nutrientes para desarrollarse. Si sus hojas se vuelven amarillas, ¡podría deberse a una deficiencia!

Descubra cómo evitar la clorosis férrica y los tratamientos naturales para combatirla.

Lea también:

  • Clorosis: síntomas y tratamientos

¿Qué es la clorosis férrica?

La clorosis significa una deficiencia de una planta. Como tal, existen diferentes clorosis que afectan a múltiples plantas. La clorosis férrica es la falta de hierro. De cualquier manera, es una falta real de hierro en el suelo. O la planta, por diversas razones, no puede asimilar el hierro presente en el suelo. Si bien el nitrógeno, el fósforo y el potasio a menudo se denominan los tres elementos esenciales para el desarrollo de las plantas, ¡no debemos olvidarnos del hierro! De hecho, este micronutriente entra en la composición del pigmento verde necesario para la clorofila. Las plantas lo necesitan en cantidades muy pequeñas, pero sigue siendo esencial.

¿Qué plantas se ven afectadas por la clorosis férrica?

Vides, melocotones, perales, rosas, grosellas y cítricos son sensibles a esta deficiencia. Este es también el caso de las plantas de tierra de brezo que están acostumbradas a crecer en suelos ácidos. Si se cultivan en un suelo demasiado básico, el hierro no podrá absorberse adecuadamente.

Cuales son los sintomas ?

  • Las hojas se adelgazan y ponerse amarillo pero las venas permanecen verdes
  • La planta está marchita, no se desarrolla bien.
  • Algunas hojas mueren y se caen

Prevenir la aparición de clorosis férrica.

En primer lugar, es importante comprender el origen del problema. Esta deficiencia se produce debido a:

  • Suelo demasiado húmedo o demasiado seco que impide la asimilación del hierro
  • Una tierra de piedra caliza
  • Suelo naturalmente bajo en hierro

Si su tierra es pesada y está anegada, tendrá que trabajarla para aligerarla, especialmente con la adición de arena. Un suelo que está demasiado seco, por otro lado, se beneficiará de ser abonado y enriquecido. Para rosas y árboles frutales, use un patrón que crezca en suelo de piedra caliza. Si su tierra es de piedra caliza, elija plantas adecuadas, solo serán las más hermosas. ¿Te encantan las plantas de tierra de brezo? Prefiere una plantación en maceta. Para las plantas en macetas, considere darles fertilizantes naturales regulares. De hecho, si no les proporcionas los nutrientes presentes en el suelo y no se renuevan como en el suelo, entonces tienes que hacerlo tú mismo. Si su suelo es naturalmente bajo en hierro, entonces deberá enriquecerse mediante tratamientos naturales. Nos olvidamos del sulfato de hierro que no está autorizado en agricultura ecológica. Además, es irritante para las vías respiratorias, los ojos y la piel.

Tratamientos naturales

Estiércol de ortiga:

El estiércol de ortiga es un cóctel explosivo de nutrientes. Enriquece el suelo con nitrógeno pero también con hierro. Adquiera el hábito de utilizarlo para regar una o dos veces al mes, al pie de plantas propensas a la clorosis. Dilúyelo 10-20% en agua de lluvia, también promoverá el crecimiento de tus plantas. Este agente anticlorosis natural también tiene la ventaja de repeler insectos dañinos si se rocía sobre las plantas.

Quelatos de hierro:

Estas moléculas atrapan el hierro y lo hacen asimilable por las plantas. Este tratamiento funciona como un aporte de hierro que rápidamente hará que las hojas se pongan verdes nuevamente. Es eficaz pero, sin embargo, bastante efímero. Puede salvar una planta deficiente, pero será necesario pensar en encontrar el origen del problema para poder tratarlo en el origen.


Vídeo: Como combatir la clorosis férrea olmo común y despunte de un ullastre (Junio 2021).